Articulos imprimir print
Cantar e improvisar
por: Eleonora Eubel
Todo vocalista debería animarse a improvisar. Tomemos entonces todos los conocimientos musicales que tenemos a disposición hasta el momento. Tal vez ni siquiera los hayamos contabilizado u ordenado especialmente, pero al menos para comenzar, deberíamos tener en cuenta los siguientes puntos básicos:

Si vamos a improvisar sobre la forma de una canción,

1. Comprender la forma de la misma.

2. Tener estudiadas la melodía y la letra.

3. Tratar de reconocer las ideas (escalas, motivos, ritmos) que usó el autor.

4. Escuchar versiones de otros cantantes y sobre todo, versiones instrumentales.

- Para improvisar sobre estilos que no sean exclusivamente jazz, es necesario profundizar mucho en el lenguaje del estilo en cuestión y ser imaginativos, pero criteriosos. - Además sugiero tener a mano los siguientes recursos para trabajar una canción o una improvisación libre, para con éstos poder crear el interés de la audiencia, yo los bauticé “Los veinte mandamientos”

Lo técnico:

1. Estudiar las escalas y los modos.

2. Usar la escala de blues (el jazz lo permite).

3. Enfatizar notas embellecedoras como 7mas, 9nas y #4as.

4. Crear dinámicas: p., m.p. f, m.f., etc.

5. Sostener por ejemplo algunas notas durante un tiempo prolongado como lo hacen los instrumentos de viento.

6. Repetir, secuenciar.

7. Usar concientemente partes específicas del registro y del color de la voz.

8. Glissandos, vibrato, staccato, etc.

9. Probar durante cuántos compases somos capaces de desarrollar una idea, practicar bastante y no descartar las ideas más simples. Generalmente son las mejores.

10. Tomar la cantidad exacta de aire para atacar cada frase.

11. Escuchar los mejores solos instrumentales - un solo completo o algunos compases - y tratar de emularlos con la voz, o escribiendo una letra acorde.
El criterio:

12. Interpretar, o sea pensar en las palabras de las canciones que cantamos, del modo en que lo hacemos cuando hablamos.

13. Las palabras en sí mismas y las imágenes que se nos representan en algunas frases pueden ser buenos disparadores de ideas, usarlas.

14. Acentuar algunas palabras sin que se pierda el sentido ni el espíritu de la canción.

15. Variar las melodías y motivos originales, paráfrasis, ¡no exagerar!

16. Al “scatear” estamos “hablando” sin utilizar contenidos textuales. Los fraseos melódicos también son discursos, expresiones, diálogos, una conversación entre instrumentos.

17. Crear tu propio lenguaje de vocales y consonantes, no repetir exclusivamente el duby - dab - dwee del swing y usarlo como una fórmula.

18. Usar los silencios, no atacar siempre la frase al comienzo de cada compás, esperar, esto denota cierto grado de reflexión por parte del intérprete y despierta el interés de quien escucha.

19. No aplicar absolutamente todos nuestros recursos en un mismo solo vocal.

20. Soltarnos, divertirnos teniendo en cuenta, o sea escuchando, a nuestros acompañantes instrumentistas y funcionar como un instrumento más.